¿Desperdicio? no, ¡buena obra!

¿Qué podría dar usted hoy que pareciera un derroche?

Siempre habrá razones

Si confiamos en el Señor y esperamos, podremos verlo obrando, y en esos momentos tendremos muchas razones más para adorarlo.