Efecto resultante

La Palabra de Dios nos dice que no se buscan simples “dádivas, sino… fruto que abunde en vuestra cuenta”. Lo que el creyente da es resultado de una fuerte y sana relación con Dios, algo que es considerado como parte de su participación en el reino, es de ello que Pablo se gozaba, pues veía que los creyentes en Filipos estaban madurando al participar en el reino a través de las ofrendas.

Principios para el Líder XI – AUTODISCIPLINA

El líder debe estar dispuesto a pagar el precio de las limitaciones, para que su vida se vaya forjando en la disciplina que lo transformará y traerá beneficios a otros.

¿Cuáles son sus intereses?

Procuremos siempre que nuestro sincero interés esté basado primero en el bien de los otros antes que en el nuestro propio.

¿Desperdicio? no, ¡buena obra!

¿Qué podría dar usted hoy que pareciera un derroche?