Nuestra necesidad de salvación

Jesucristo vino a SERVIR esa inmensa necesidad del hombre (Mr 10:45). Él vino a buscar lo que se había perdido (Lc 19:10); vino a pagar con Su sangre lo que el hombre había hecho con su pecado (1 Co 6:19, 20); vino a ofrecernos perdón (Mt 26:28); vino a regalarnos vida eterna (Jn 10:28).

“Préstamo” a Dios | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 19:17 “A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.” ¿Alguna vez se había imaginado dar o hacer un préstamo a Dios? Lo que menos nos suponemos es pensar de que Dios necesite algo de nosotros, y la verdad es que Él no necesitaSigue leyendo ““Préstamo” a Dios | Un rayo de SABIDURÍA”