El peligro de una persona falsa

Según al Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia Nelson, se define al “hipócrita” como «el que pretende o finge ser lo que no es. Es una transcripción del vocablo griego hypokriteis, que significaba actor o protagonista en el teatro griego. Los actores solían ponerse diferentes máscaras conforme al papel que desempeñaban. De ahí que hipócrita llegara a designar a la persona que oculta la realidad tras una «máscara» de apariencias». Y según Salmos 26:4, es la persona que le gusta vivir “simuladamente”.

El día que reinará la justicia

Como retaliación en contra del injusto, cuando llegue el día en que venga la justicia para el justo, todo lo que haga en mal en contra de su prójimo le vendrá sobre él, y ahora será el impío quien tenga que pagar por su maldad, y con ello vendrá la tribulación (v. 8). Dios tarde o temprano hará pagar al impío, sea aquí en esta vida o en la eternidad .

¡Cuidado soberbio, viene tu caída!

El sabio llega a conocer la vida desde la perspectiva divina, y solamente a aquellos humildes de corazón les es dada la sabiduría. Pero esa misma persona puede volverse altiva después de adquirir conocimiento, cuando deja que ese conocimiento llene su mente de vanidad y jactancia por haber alcanzado esa sabiduría.

¿Cómo mira Dios al deshonesto?

La honestidad es la actitud del que no engaña o defrauda a nadie, menos se apropia de lo que es de otros. También se considera como la actitud de aquel que cumple escrupulosamente con su deber o función. Y, además, una persona honesta es aquella que respeta y cumple las normas de comportamiento social y moral presentes en una comunidad o sociedad.

El prudente es sabio de lengua

Existen varias características que se destacan fácilmente en la vida de una persona sabia, y una de ellas es el uso apropiado de lo que dice, es decir el uso de su “lengua” o “labios”.

No haga que su nombre sea desvalorizado

Todos miran nuestro caminar en la tierra, y lo que hagamos siempre dejara implicaciones buenas o malas, dependiendo que vida queramos vivir.

¿Está esperando su bendición hoy?

La vida junto al Señor está llena de bendiciones, el amor de nuestro Padre Dios es infinito y su fidelidad es incomparable (Sal. 36:5). Cuando una persona decide vivir para Dios en obediencia y entrega su voluntad a la de Él, entonces aprende a conocer que las bendiciones del Señor caen como lluvia constante sobre su vida.

Tres condiciones para que no nos falte “pan”

Dios siempre cuida de nosotros, pero también nos ha dado capacidad laboral e intelectual para aprovechar las oportunidades que Él nos brinda y usarlas para nuestra prosperidad. Seamos sabios y actuemos justamente y no nos faltará pan en nuestra mesa.