Capacidad creciente

Si deseamos entender más de la Palabra de Dios, necesitamos comprometernos a ser enseñados y a obedecer (“permanecer” Jn. 8:31-32), sólo así seremos discípulos del Señor aptos para buenas obras, capacitados por Su Palabra (2 Ti. 3:16-17).

¿Por qué entonces tener miedo?

Si Dios le está llamando para realizar alguna tarea, solamente asegúrese que sea Él quien le está invitándolo a participar; y si es así, entonces camine con fe en pos de ese llamado celestial con confianza y valor. ¡Es de Él la obra!

¿Qué es lo que tiene “en sus manos”?

DIOS nos ha DOTADO con Su PRESENCIA, PODER y AUTORIDAD para servirle; lo que tenemos “entre nuestras manos” sobrepasa cualquier expectativa de capacidad.