Dios, el Rey de toda la tierra – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XV)

Podrá haber muchas canciones muy emotivas o con aparente bonita letra, pero no toda letra es correcta para una adoración. Cantemos a Dios, cantemos a “nuestro Rey, … porque Dios es el Rey de toda la tierra” (v. 6, 7), pero cantemos alabanzas a Dios con corazón y entendimiento.

Cántico de las bodas del rey – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XIII)

Este hermoso canto nos invita a todos los creyentes a adorar al Rey de reyes, nuestro Señor. Todos los creyentes gentiles estaremos con Israel ante Jesús en su Reino Milenial. Nuestro compromiso debe ser solamente con Él, dejando todo lo demás a un lado; y nuestra alabanza constante debe estar llena de gozo hacia el Señor, Quien ahora nos ha revestido de Su justicia por nuestra fe en Él (Ro 3:22).

Jesús nacía con incomparables Nombres

La próxima vez que ore al Señor, use los diferentes nombres de Jesús para invocarle, y lo que hará será que estará adorándolo al mismo tiempo que lo invoca, ya que estará dando reconocimiento a lo que Sus nombres representan.

Jesús llegó al pesebre siendo Rey Eterno

Jesús, el hijo de David (Lc 1:32), nacería muchos años después en la misma ciudad que su padre terrenal (Lc 2:11), y bajo su linaje venía a reinar y tomar el trono prometido. Lo maravilloso de este Rey Soberano, es que al igual que Su antecesor, nació humildemente, no en medio de grandes galas, sino en un sencillo pesebre, pero las huestes celestiales anunciaron majestuosamente al mundo su nacimiento (Lc 2:10-14), y el cielo se llenó del esplendor por la estrella que proclamaba su llegada, pues venía a reinar (Mt 2:1, 2).

Jesús vino y fue rechazado

Si Cristo no hubiera nacido, no hubiera sido rechazado, no hubiera sido crucificado, no hubiera resucitado, no hubiera para el hombre salvación. Celebrar Su nacimiento, es celebrar y no rechazar, Su deidad y propósito con Su venida.