¿Ha considerado las misericordias de Dios?

Las infinitas misericordias de Dios manifestadas en Cristo y Su obra redentora son dignas de nuestra sincera adoración.

Día del Recuerdo del Holocausto

Marcos 13:26-31 “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna,Sigue leyendo «Día del Recuerdo del Holocausto»

La Cena de Señor (NUESTRA PASCUA III)

Mateo 26:17, 26-29 “El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? […] Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.Sigue leyendo «La Cena de Señor (NUESTRA PASCUA III)»

Manteniendo viva la pasión

Romanos 9:1-3 “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne.”   El llamado del Dr.Sigue leyendo «Manteniendo viva la pasión»

Ponga su corazón junto a su boca

Ponga su corazón junto a su boca.   Isaías 29:13 “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado.”Sigue leyendo «Ponga su corazón junto a su boca»

¿Por qué conformarse con menos?

¿Por qué conformarse con menos?   Números 32:1-2, 4-7 “Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían una muy inmensa muchedumbre de ganado; y vieron la tierra de Jazer y de Galaad, y les pareció el país lugar de ganado. Vinieron, pues, los hijos de Gad y los hijos de Rubén, y hablaronSigue leyendo «¿Por qué conformarse con menos?»

Llamado a la obediencia.

Llamado a la obediencia.   Levítico 26:3, 4 “Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto.”   El pueblo de Israel estaba recibiendo las instrucciones de su Libertador.Sigue leyendo «Llamado a la obediencia.»