Omnipresencia y omnisciencia de Dios – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XXVIII)

David compara su vida, desde el mismo nacimiento hasta los pensamientos y actos de cada día, y los analiza ante la grandeza de Dios, y afirma con toda verdad que Dios sabía todo, absolutamente todo de él (v. 1-4).

Jehová es tu guardador – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XXVII)

El Señor ha estado siempre con nosotros, y lo seguirá haciendo por “siempre” (v. 8). Dios guarda como “depósito” seguro nuestra fe con gran poder (2 Ti 1:12). Nada ni nadie nos “puede arrebatar” de Sus “manos” (Jn 10:28, 29), ni en lo “presente”, ni en lo “futuro” (Ro 8:38, 39). Y mientras que seamos salvos por la fe en Cristo, el mismo Señor estará con nosotros “todos los días” (Mt 28:20), hasta que nos lleve a Su presencia (Jn 14:1-3; 1 Ts 4:13-18). Dios es nuestro preservador (v. 7).

Plegaria pidiendo protección contra los enemigos – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XIX)

Los Nombres de Dios en el Antiguo Testamento son una manifestación directa de adoración. Los judíos le han dado mucho valor al significado de los nombres, porque consideran que representan quien es la persona. Muchos de esos Nombres expresan varios atributos o características de Dios al mismo tiempo.

Debe ser sincero

Sea que tengamos que hablar o disciplinar al alguien, manifestemos ese amor sincero; mostremos nuestra real preocupación hacia los demás, y junto a ese amor conduzcamos nuestra reprensión o exhortación. La medida de nuestro amor se manifestará en la medida que buscamos el bien aborreciendo el mal.

Principios para el Líder XIII – PELIGRO DE LAS PASIONES

Una de las grandes debilidades en el liderazgo es la falta de control sobre las pasiones. Un gran líder puede ser derrotado fácilmente cuando sus pasiones son descubiertas y no hace nada para protegerse de ellas.

“Y estando en agonía, oraba”

La oración fortaleció a Jesús para que pueda seguir con el Plan de Dios de dar Su vida en rescate nuestro; cuando llegaron quienes lo apresaron, el Señor ya estaba listo.

Apareje primero su carga

El proceso de restauración requiere cuidado, amor, y tiempo.

Las Cuatro “A” del cristiano

Las Cuatro “A” del cristiano   1 Tesalonicenses 5:14, 15 “También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros,Sigue leyendo «Las Cuatro “A” del cristiano»